“Los árboles más viejos dan los frutos más dulces”: cuando los Directivos Senior se enfrentan a la dificultad de nuevas oportunidades

0
83

En el vertiginoso mundo empresarial de hoy, la búsqueda de nuevas oportunidades laborales puede ser desafiante para profesionales de todos los niveles. Sin embargo, para los directivos senior, quienes han acumulado décadas de experiencia y liderazgo, esta búsqueda puede ser aún más ardua y compleja.

El panorama laboral está en constante evolución, con cambios tecnológicos, transformaciones en las industrias y nuevas tendencias de mercado que impactan la demanda de habilidades y perfiles profesionales. En este contexto, muchos directivos senior se encuentran en una situación inesperada: enfrentan dificultades para encontrar nuevas oportunidades laborales acordes con su experiencia y nivel de expertise.

Una de las razones principales de esta dificultad radica en la percepción del mercado laboral respecto a los directivos senior. A menudo, las empresas pueden estar más inclinadas a contratar a profesionales más jóvenes, con habilidades específicas en tecnología y con una mentalidad más ágil y adaptable a los cambios. Esta preferencia por perfiles más jóvenes puede dejar a los directivos senior en una situación de desventaja.

La brecha generacional y las diferencias en la forma de trabajo y comunicación pueden representar un desafío adicional para los directivos senior. Las empresas pueden percibir a estos profesionales como menos flexibles o adaptados a las nuevas dinámicas de trabajo colaborativo y ágil que demanda el entorno laboral contemporáneo.

La diferencia que hay entre un directivo de 55 y uno de 40 es la experiencia de vida. Si lo piensas un poco, en la carrera profesional de las personas, los años no te dan mucho más conocimiento técnico. Los años te dan la experiencia de haber vivido situaciones muy diversas y además haber tratado con personas muy distintas. 

Por poner un ejemplo, si tomamos un directivo financiero de 40 años comparado con un director financiero de 55 observamos que el mayor no sabe realizar complejos análisis de inversión mejor que el más joven. La gran diferencia es que el que tiene más años, ha vivido más crisis y cambios en el entorno, ha negociado más veces deudas de clientes que no han querido pagar, ha tenido que motivar, o corregir más veces a su equipo, etc. En definitiva, tiene más experiencia de vida, que aporta mucho más que el conocimiento técnico.

En el mundo profesional de los médicos, o los abogados, la edad es un plus de garantía y cada año se les valora más. Sin embargo, en el mundo de los directivos, esto no sucede, y no sucede por una mala interpretación del valor que aportan los directivos a las empresas. Un directivo, no dirige empresas, dirige personas y situaciones de cambio, y por lo tanto con los años tienen mucha más experiencia y deberían de estar mejor valorados.

Otro factor para considerar es la saturación del mercado de directivos senior. Con un número creciente de profesionales con amplia experiencia compitiendo por un número limitado de posiciones de alto nivel, la competencia se vuelve feroz y la selección se vuelve aún más exigente para las empresas.

Para los directivos senior que enfrentan esta situación, es crucial adoptar una mentalidad proactiva y estratégica. Esto puede implicar la búsqueda de oportunidades en sectores emergentes o en empresas más pequeñas y ágiles que valoren la experiencia y la sabiduría que un directivo senior puede aportar. Además, es fundamental mantenerse actualizado con las tendencias y tecnologías relevantes para su campo, demostrando así su capacidad de adaptación y aprendizaje continuo.

Además, la red de contactos y el networking juegan un papel crucial en la búsqueda de nuevas oportunidades para los directivos senior. Mantener relaciones sólidas con colegas, mentores y reclutadores puede abrir puertas y proporcionar acceso a oportunidades que de otro modo podrían pasar desapercibidas.

En última instancia, aunque la búsqueda de nuevas oportunidades laborales puede resultar desafiante para los directivos senior, no es insuperable. Con determinación, flexibilidad y un enfoque estratégico, estos profesionales pueden encontrar caminos hacia roles gratificantes y significativos que aprovechen al máximo su experiencia y liderazgo en el cambiante panorama empresarial de hoy.