Generar nuevos criterios de acceso a créditos para las pequeñas unidades económicas, plantea Concaem.

0
161

  • Es momento de ser sensibles y fortalecer a las micro, pequeñas y medianas empresas, porque generan el mayor número de empleos y contribuyen a que la riqueza llegue a los bolsillos de las familias: Sauza Martínez.
  • Durante los últimos dos años, la pandemia y el endurecimiento de la evaluación de riesgos de las unidades económicas, han dejado a las Mipymes sin oportunidad de acceso al financiamiento.

Ante el impacto económico de la emergencia sanitaria por COVID 19 -que aún no se levanta plenamente- las empresas han visto modificadas sus cadenas de suministro, sus evaluaciones de riesgo y sus oportunidades de capitalización a través de financiamiento, por lo que es necesario establecer nuevos criterios que les permitan acceder a créditos, afirmó Gilberto Sauza Martínez, presidente del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem).

Explicó que durante el cierre de las actividades comerciales y productivas, las micro, pequeñas y medianas empresas difícilmente pudieron obtener utilidades y a pesar de ello siguieron pagando rentas y salarios, lo que impidió que tuvieran “números negros” que les den soporte para acceder al financiamiento, además de que se han “endurecido” los criterios para evaluar el otorgamiento de créditos.

En ese escenario, señaló el líder empresarial, es indispensable el trabajo coordinado entre el sector privado y las autoridades federales y estatales, con el fin de impulsar nuevas formas de medir el riesgo de los empresarios.

“La Banca de desarrollo, como lo es Nacional Financiera y Bancomext, sin duda son una autoridad en materia de banca comercial para el tema de garantías; sin embargo, creemos que se deben generar nuevos criterios para evaluar dichos riesgos, con la finalidad de que el circulante que tienen en sus manos las instituciones bancarias, para otorgar créditos, puedan entregarse a micro, pequeñas y medianas empresas que se encuentran con complicaciones en razón de la pandemia”.

Sauza Martínez indicó que son tres los puntos fundamentales que han impactado en la oportunidad de acceder a créditos, a materia prima y a nuevos mercados: primero, la evaluación de los estados financieros; segundo, las condiciones extra fronteras, que incluyen la garantía de la proveeduría y los insumos, y tercero, la evaluación del valor de las empresas y su seguridad de pago.

El líder de los empresarios reconoció que durante el último año la Banca de Desarrollo ha sido uno de los eslabones fundamentales para la sobrevivencia de miles de unidades económicas a nivel nacional, pero estos esquemas deben llevarse, además, a la banca comercial en donde -actualmente- un crédito empresarial puede  tener costos similares a los de una tarjeta de crédito.

Recordó que tan solo en el Estado de México durante 2021, Nacional Financiera entregó 3 mil 204 millones de pesos en una bolsa conjunta generada por el programa “Impulso Nafin” y el Gobierno del Estado de México, lo que benefició a mil 376 empresas y permitió conservar 32 mil 275 empleos.

En ese sentido, el presidente de Concaem indicó que la opción es generar nuevos criterios para evaluar dichos riesgos y abrir oportunidades para las unidades económicas que se han visto más golpeadas por la emergencia sanitaria y que son el sector donde se genera el mayor número de empleos.

Sauza Martínez expresó que en este momento es indispensable que haya mayor sensibilidad de las instituciones para que las pequeñas unidades económicas tengan esquemas flexibles de acceso al financiamiento y se capitalicen, a fin de que puedan continuar con uno de sus objetivos principales: la generación de riqueza y de empleos que redunde en bienestar para la población.