El cerebro del adulto mayor

0
85
Perla Nuñez

A propósito del día de los abuelos y como un homenaje a nuestros abuelitos, en esta ocasión les quiero hablar de todos los cambios en el cerebro del adulto mayor.

En un inicio, me refiero al inicio del estudio del cuerpo humano, solamente se podían estudiar cerebros de cadáveres lo que permitió documentar su anatomía pero era imposible ver su actividad siendo esta principalmente con impulsos electro químicos imposibles de percibir sin vida, por lo que los estudios que se pudieron hacer con ultrasonido y electrodos en cerebros vivos fueron todo un hallazgo pudiendo medir su actividad, funcionamiento y localizar la memoria, emociones, instintos, creatividad y prácticamente todo el mapa de funcionamiento.

Para hablar del adulto mayor debemos comenzar por entender el paso del adulto al envejecimiento, este proceso ocurre entre los 45 y 60 hasta 65 años de edad, y lo primero que podemos observar es una debilidad en el sentido cognitivo, esto es debido a cambios físicos en el cuerpo como los disparos de las neuronas que disminuyen provocando que los axones dejen de conectarse entre las neuronas, digamos que este es el principio de la demencia o el alzhéimer.

Otro punto que se observa es el tiempo de reacción ante un evento fortuito, el ejemplo clásico de este proceso es cuando al manejar el auto de adelante frena de improviso y la reacción es mucho más lenta provocando incluso un impacto con él.

Seguramente tu como yo recordamos que nuestros abuelitos tomaban su siesta, intencionalmente o no, esto es porque el cerebro requiere hasta 8 horas para su recuperación, así que si te da sueño en la tarde y pasas de los 45 te recomiendo que te tomes una siesta.

Una primera hipótesis es que al envejecer morían neuronas que nunca se podían recuperar esto era lo que disminuía nuestras funciones cognitivas y fue en los 90´s cuando se descubrió que no era así, que inclusive seguimos produciendo neuronas toda la vida, así que los estudios obligaron a los investigadores a buscar en otras partes y otros procesos, así Morrison descubrió en un experimento que hicieron con monos que el hipocampo que es una zona del cerebro donde se generan los nuevos recuerdos, al estudiar las sinapsis midiendo los cambios en los receptores NMDA en los jóvenes y viejos observando cambios considerables de disminución en los monos mas viejos, como resultado de ello se han desarrollado medicamentos que restablecen los circuitos de memoria.

Otro estudio en Harvard con 1000 personas mayores que realizaron ejercicio físico arrojó como resultado que en aquellos que hacían ejercicio restablecían sus conexiones neuronales además de mantener en buena forma las neuronas y mantener su capacidad mental, incluso comparándose con personas de la mitad de la edad de ellos.

Karl Codman hizo un estudio con ratones comparando unos sin estimulación física contra otros que estaban corriendo casi todo el tiempo y descubrió que la estimulación de producción de proteínas cerebrales vitales en la zona del cerebro crítica para la memoria se había duplicado, así que si quieren tener un cerebro sano ya tienen la receta.