Para recuperar el silencio

0
291
Ernesto Uranga Vox Populi

Reproduzco algunas entradas del Diario de Jorge Levinson, querido amigo, quien ayer perdió la batalla…

Martes 21 de abril, 2020:

—Estamos encerrados, sin dinero y sin horizonte a la vista. La mordedura de ratas y serpientes no se hace esperar. Los infames “huelen” la oportunidad saqueadora y sacan provecho, para continuar esparciendo y viviendo su hedor de muerte y podredumbre en las alcantarillas.

Claudia nos ha dado una lección: le han bajado las ventas en un 90% y nos avisa que no puede pagar la renta. Se compromete a hacerlo a plazos, de un modo específico.

Obtiene lo que desea: aceptamos colaborar y ser solidarios con su situación y su esfuerzo. Eso nos lleva a la orilla del precipicio. Pero nos queda la íntima satisfacción de haber actuado con la certidumbre de colaborar, de la manera en que sí podemos hacerlo, en un rescate, más que económico, de la dignidad humana.

—Los ingresos se han cancelado; no hay expectativas de reanudar las operaciones en un futuro cercano. Algo inédito, en verdad. Saber que vivimos en carne propia lo que ha muchos les sucede, no es gran consuelo… al contrario, nos incita a buscar caminos para salir adelante… ¡qué hacer, qué hacer! es la pregunta constante y machacona que nos taladra la armadura, que también, poco a poco, va cediento ante el embate de la oxidación acelerada.

—Hoy sucedió. Quizás con la intención profunda de las plegarias, las visualizaciones, los ejercicios de relajación… descubrí mi punto fuerte. Escribir me apasiona, lo he hecho toda la vida… Toca ahora monetizarlo… y eso engendra una alegría que pronto se traduce en proyecto y, como sucede con el impacto de la iluminación súbita: todo se empieza a alinear… ¿O será acaso que uno es el que se empieza a cambiar?

—Debo lograr que mi imaginación, en lugar de enfocarse en la preocupación vacía, que genera ansiedad, se enfoque en proyectos positivos. Esa es su verdadera función: alentar visión de futuro y enfocar la acción hacia el logro de las metas propuestas. No permitas que te manipule.

“El mundo es maravilloso -escribe Napoléon Hill- y la vida está dotada de una abundancia de todo lo que necesitas, incluyendo riquezas y felicidad.”

—La situación es crítica, la expectativa es que vaya a peor y ahora que se ha declarado la emergencia, se vuelve obligatoria la cuarentena y la consigna es “¡Quédate en casa!”.  Sólo una persona puede salir y sólo a surtirse de víveres.

Al paso de los días, las horas, los minutos, los segundos, la cuarentena se va haciendo cada vez más presente. Hay cierre de comercios y plazas. Se pide a la población que permanezca encerrada y que adopte todas las medidas preventivas que se han difundido por todos los medios. —Hoy, de nuevo, hemos recuperado el silencio… quizás para siempre…