HOMO NALEDI

0
652

Hace un par de semanas fuimos al museo de Maropeng, el lugar que se ha denominado La cuna de la humanidad, porque allí hay un conjunto de yacimientos paleontológicos y arqueológicos en donde se encontró el fósil del Australopitecus africanus. Y nos enteramos de que cerca del emplazamiento se encontró el fósil de una nueva especie de homínido, lo cual es asombroso.

Resulta que el 13 de septiembre de 2013, los espeleólogos Rick Hunter y Steven Tucker entraron a la famosa y muy explorada cueva rising Star. Allí encontraron una grieta que nadie había explorado, bajaron por una estrecha cuesta como pudieron hasta dar con una cámara a una profundidad de treinta metros, llena de huesos.

El 6 de octubre, el Dr. Lee R. Berger solicitaba en una publicación de Facebook personas con excelentes habilidades arqueológicas y paleontológicas. “La cuestión es que la persona debe ser delgada y de preferencia pequeña. No debe sufrir claustrofobia, debe estar en buena forma, tener experiencia espeleológica y, de ser posible, en escalar “.

Como resultado, se formó un equipo de seis chicas que bajaron a la cueva y con muchísimo cuidado sacaron 1 500 fósiles, pertenecientes a quince individuos. Se los bautizó como Homo naledi.

Había algo muy interesante: los huesos estaban muy lejos de las entradas, no tienen marcas de mordidas o arañazos, de modo que ningún predador los arrastró a la cámara para comérselos. La teoría del equipo de científicos fue que que los homo naledi dejaban caer por la grieta a sus muertos. Lo que nadie se explica es por qué un homínido tan poco desarrollado se tomaba la molestia y el riesgo de dejar a sus muertos en un lugar tan profundo y de difícil acceso.

El equipo de investigación colaboró con once distintos laboratorios utilizando diferentes métodos de trabajo para determinar la edad de esos fósiles. Tras casi dos años de esfuerzo, la respuesta fue sorprendente: los huesos del homo naledi datan de alrededor de 236 000 a 335 000 años, cuando todos pensaron que era mucho más antiguo, tal vez dos millones de años o más. Esto significa que el homo naledi vivió muy cerca de la época del homo sapiens, que apareció hace 195 000 años en el Este de África, lo cual hace al homo naledi más parecido al homo sapiens que al australopitecus.

Al parecer pesaba entre 40 y 55 kilos. La morfología de su cráneo y mandíbula es como los de los homínidos anteriores, pero el tamaño del cráneo es igual al del australopitecus. Contaba con oposición del pulgar, o sea que sí podía sujetar y manipular objetos, pero la forma del tórax es primitiva e indica que pudo haber tenido una actividad arbórea importante y, a diferencia del homo erectus, no estaba adaptado a recorrer largas distancias. Esta combinación de caracteres es única, no conocida en otros homínidos, lo cual lo convierte en una nueva especie dentro del genero Homo.

Lo fascinante son los saltos evolutivos entre homo y homo, que las teorías evolutivas no logran explicar. Ojalá pronto nos enteremos por qué entre uno y otro no pareciera haber transición. ¿Tendríamos que tomar en cuenta los mensajes canalizados que nos llegan de distintos orígenes? Tendría que darse una apertura en la esfera académica para contemplar una información que pareciera explicarlo todo, pero cuyas fuentes están más allá de cualquier constatación.

Ojalá pronto ocurra.