México arde – estado fallido

0
549

El México de hoy duele, no solamente ha sido saqueado de un modo obsceno y vulgar una vez más, sino que ahora, además, ha sido herido de muerte, hemos sido obligados de un modo feroz, a atestiguar una agonía que fue pactada en el mismo momento en que Enrique Peña Nieto se hizo de la dirigencia del país.

El gasolinazo que el señor Peña tacha de “doloroso pero necesario” es un problema de grandes dimensiones pues, no solo significa que incrementaran los precios de prácticamente todos los productos y un gran número de servicios afectando de manera directa y grave la economía de las familias mexicanas –resultado completamente opuesto a la ‘intención’ de tal determinación-, también ha sumergido al país en un estado de shock que dista demasiado de ese México en movimiento y crecimiento que nos fue falsamente prometido.

Este aumento resultó ser -más que una medida “responsable y consistente en pos de la estabilidad de la economía nacional” como aseguró el presidente- la chispa que hacía falta para hacer arder a la nación.

Muchos panoramas se antojan probables en el México de hoy y me encantaría creer que la situación actual, que el caos preponderante en el país, responde de manera absoluta a un despertar popular, motivado por la inconformidad de un pueblo jadeante y exhausto por la injusticia, pero bien sabemos que no es así, el gasolinazo de Peña es en extremo parecido a la influenza de Calderón o al EZLN de Salinas –conocemos bien la predilección por la violencia y lo sanguinario de los priistas-, el comportamiento de los presuntos saqueadores y los vándalos que sembraron el terror –y no estoy exagerando- en varias zonas, ha sido comparado con aquél acostumbrado por los grupos de choque gubernamentales –sicarios administrativos- y las sospechas del panorama actual no resultan del todo descabelladas; bien podríamos estar frente al inicio de una dictadura de esas que se convierten en un cáncer fulminante –cosa peor que el priismo de Peña- o, frente al empobrecimiento final de la nación, misma que terminaría en una vendimia similar a la que aconteció tras la crisis helénica o también podría ser este, el inicio de un argentinazo al más puro estilo ‘Carlos Menem’

Sea cual sea la intención de quienes orquestan el caos y la malaventura, podemos estar seguros de que no es buena, cuando el primer mandatario mexica asegura que “el aumento a las gasolinas es una acción que nadie hubiera querido tomar”, podemos entender –es nuestra responsabilidad entenderlo así-, que este estado ha fallado por completo y que no es, de ningún modo,coincidencia alguna.

Antonio Andrade
Poeta, periodista y escritor mexicano

DEJA UNA RESPUESTA