Enfrentan desafíos de salud y salarios

0
398

Los trabajadores en México se enfrentan a desafíos significativos en términos de salud y salarios, según lo señalado por el sector empresarial, que destaca la necesidad de una inversión productiva para mejorar la calidad de los empleos en el país.

A pesar del aumento en la oferta laboral después de la pandemia de covid-19, los empleos en México carecen de la calidad requerida, lo que resulta en dificultades tanto salariales como de salud.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) ha expresado su preocupación por la calidad de los empleos en el país. En vísperas del periodo electoral, enfatizó que la inversión productiva es esencial para abordar las necesidades salariales y de salud de la población trabajadora, según lo informado por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) de enero de 2024 muestran que la población ocupada alcanzó los 58.9 millones de personas, un aumento de 553 mil en comparación con el periodo anterior. Sin embargo, el CEESP destaca que esta cifra supera en 3.5 millones el nivel observado en 2017, un año antes de la crisis sanitaria.

El CCE resalta la importancia de la población sub ocupada para comprender la situación del empleo en México. Esta categoría se refiere a personas que están dispuestas a trabajar más horas de las requeridas por sus labores, lo cual ha disminuido en 314 mil respecto a 2023.

Aunque ha habido un aumento en la oferta laboral tras la pandemia de Covid-19, los voceros del sector privado informan que los empleos carecen de calidad suficiente, especialmente en términos de bajos salarios y falta de acceso a la salud.

La mayoría de los nuevos empleos se caracterizan por bajos salarios y escasa cobertura de salud, según el CEESP. La ENOE del INEGI muestra que las personas con ingresos superiores al salario mínimo se redujeron a 8.9 millones.

A pesar del aumento en la demanda de empleo, el CEESP informa sobre la limitada disponibilidad de fuentes de trabajo. Además, los empleados con ingresos de hasta 5 veces el salario mínimo también han experimentado reducciones importantes.

La precarización laboral se ha manifestado en un aumento del 11% en la tasa de población en condiciones críticas de empleo, que abarca a aquellos que trabajan menos de 35 horas a la semana con ingresos por debajo del mínimo y aquellos que trabajan más de 48 horas con dos salarios mínimos.

En cuanto a la salud, solo el 39% de la población ocupada tiene acceso a servicios de salud, según la ENOE. Esto resalta los desafíos que enfrentan las personas sin acceso a estos servicios y subraya la necesidad de esfuerzos adicionales por parte del Gobierno.

Ante la precariedad del mercado laboral, los voceros del sector privado subrayan la importancia de impulsar la inversión productiva, especialmente con miras al cambio de Gobierno en 2024. El CEESP enfatiza que las nuevas inversiones deben dirigirse hacia el capital productivo, especialmente en vista del aumento de la inversión extranjera directa (IED).