¿Dónde queda nuestro derecho constitucional a un medio ambiente sano y al agua?

0
529

Estimados vecinos de Atizapán de Zaragoza,

Durante la última década, la sociedad civil organizada en este Municipio ha dado seguimiento al constante deterioro de nuestro medio ambiente, de nuestra calidad de vida y la preocupante falta de agua, de servicios, seguridad y el colapso continuo de las vialidades. A pesar de diferentes acciones: foros, escritos, recolección de firmas, compromisos de campaña y otras, no ha sido posible frenar esta hecatombe, generada por la falta de planeación y el crecimiento urbano exagerado, violando flagrantemente nuestros derechos constitucionales.

El precepto constitucional señala:

Artículo 4º Constitucional, párrafos 4º y 5º:

– Toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar. El Estado garantizará el respeto a este derecho. El daño y deterioro ambiental generará responsabilidad para quien lo provoque en términos de lo dispuesto por la ley.

– Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El Estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la Federación, las

El pasado 29 de agosto, tuvimos oportunidad de comparecer en la Décima Sesión Abierta del Cabildo del Ayuntamiento de Atizapán de Zaragoza, exponiendo nuestra preocupación en relación a la situación que vivimos en nuestro Municipio, señalándoles que ya no podemos voltear a otro lado aduciendo que no es nuestra responsabilidad, que otros fueron los que autorizaron, o que los demás no hacen nada. Está en juego nuestro futuro, nuestra salud y la de nuestras familias. 

Sabemos que sufrimos una crisis hídrica, en donde el agua ya no es suficiente, el Cutzamala no alcanza para cubrir las necesidades de la población y nuestros pozos están decreciendo en sus niveles de manera alarmante. Por otro lado, los planes municipales de desarrollo planteados en los últimos dos trienios no han contemplado un incremento de infraestructura vial acorde a la autorización que plasman de nuevos desarrollos inmobiliarios. Incluso, aunque hubiera la posibilidad de nuevas vialidades dentro del Municipio, caeríamos en cuellos de botella en Avenida Lomas Verdes, Periférico y demás vías, esto es, ya no cabemos más.

Crecimiento urbano exacerbado.

El número de desarrollos inmobiliarios en nuestro Municipio ha crecido de manera desordenada, generando más contaminación, más tráfico, menor calidad de vida, y es claro que el agua, los servicios y las vialidades no son suficientes. Los planes de desarrollo en papel no soportan el daño que nos estamos generando. Los organismos del agua involucrados deberían declarar que ya no hay más líquido vital para soportar esos desarrollos.

El artículo 59, fracción IX, numeral II, inciso b, de la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, estipula que: “Se deberá permitir la Densificación en las edificaciones, siempre y cuando no se rebase la capacidad de los servicios de agua, drenaje y electricidad o la Movilidad”,

Vivimos a diario ejemplos claros de nuevos desarrollos que crecen en zonas que antes eran consideradas federales o reservas; o cambian usos de suelo, o cambian de densidades, y al final o lo autoriza el estado, o el municipio o simplemente surgen, generando mayor caos y afectación a nuestra calidad de vida y a nuestro derecho al agua, además de que es imposible garantizar servicios ni vialidades adecuadas, todas colapsadas.

Presa Madin.

Construida en 1973 para surtir de agua a municipios circundantes, hoy está afectada por al menos 17 vertederos irregulares que la contaminan. El problema afecta a más de 500,000 habitantes y está acreditado por científicos el daño al organismo humano. No bastan ya los paliativos: retirar el lirio, los peces muertos y construir una nueva planta potabilizadora. El problema de fondo son los vertederos o desagües irregulares.

Se ha visto severamente afectada por el crecimiento urbano desmedido y la construcción sobre áreas de preservación ecológica, generando la pérdida de suelo, erosión hídrica, deforestación, disminución de áreas verdes y descargas de agua no tratada y de lixiviados procedentes de tiraderos de basura directamente al embalse. Estas descargas, así como los tiraderos de basura en las barrancas de la zona, son los principales responsables de los altos niveles de contaminación del agua del embalse.

Las principales descargas de aguas residuales llegan a la presa Madín a través del río Tlalnepantla, que en su parte alta se llama río San Luis en el municipio de Jilotzingo. Aproximadamente el 70% de las descargas provienen de las localidades de Atizapán, y el otro 30% son las vertidas al río San Juan al que descargan localidades del municipio de Naucalpan de Juárez.

El laboratorio de Toxicología Acuática del IPN, el laboratorio de Toxicología Ambiental de la UAEMex y el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (Barcelona, España), demostraron que el agua de la presa contiene metales, así como contaminantes emergentes. Fueron detectados contaminantes orgánicos persistentes como diazinón, DDT, DDE y fentión, que están restringidos por ser dañinos para la salud humana y el medio ambiente y diversos bifenilos policlorinados y otros, que son cancerígenos. Estudios de toxicidad demuestran que los organismos acuáticos en la presa sufren estrés oxidativo, muerte celular y malformaciones genéticas. Estos estudios, aplicados a habitantes de la zona, muestran de igual manera estrés oxidativo y daño al material genético, por lo que su salud se verá comprometida a mediano y largo plazo. Es urgente clausurar los vertederos ilegales y recuperar nuestra Presa.

Reserva Estatal Espiritú Santo.

Creada por decreto en 1994 como un Área Nacional Protegida Estatal sobre 234 hectáreas, su propósito es regular el desarrollo urbano en los municipios vecinos, orientándose hacia la conservación, protección y uso sostenible de los recursos naturales, además de controlar el desarrollo urbano. En el mismo decreto se especifica que queda prohibida la construcción con fines de asentamientos humanos, la instalación de industrias y de cualquier actividad contaminante que afecte la función ecológica del ANP.

El decreto de 1994, así como su contenido y alcances, es absolutamente reconocido por diversas fuentes oficiales: El módulo de Información Ambiental del Estado de México (MIAEM) de la Comisión Estatal de Parques Naturales y de la Fauna (CEPANAF) exhibe en su sitio web el polígono histórico y oficial de la REES. 

En 2021, la CEPANAF encomendó a investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx) la elaboración del Programa de Manejo de la REES. El estudio, alcances y financiamiento de este proyecto se realizó con aportes de la sociedad civil organizada, entregándose a las autoridades estatales el documento final para su publicación en enero del 2023, pero no ha sido publicado.

En abril de 2023 se publicó en el Periódico Oficial del Estado de México “Gaceta del Gobierno” el Acuerdo para consulta pública del estudio previo justificativo para la rectificación de la superficie, ubicación y categoría del ANP REES. En virtud de dicho acuerdo, se procedió a la modificación del nombre oficial del ANP, así como de su superficie real, reduciendo el área de 234 a 103 hectáreas.

  1. Se pretende fragmentar la Reserva y ocupar más del 44% de su extensión en proyectos inmobiliarios, cuando es un reservorio natural protegido.
  2. Ese acuerdo se funda en una consulta pública solicitada por ejidatarios cuya personalidad jurídica no es reconocida, por lo que está afectada de nulidad.
  3. De igual manera el contenido de esa consulta contraviene al artículo 4º Constitucional.

No podemos permitir se fragmente la Reserva Estatal Espíritu Santo,

Proyectos en zonas aledañas.

Igual de preocupante, es el incremento de desarrollos inmobiliarios en zonas aledañas al Municipio, como Proyecto Bosque Diamante y proyectos adicionales. Si bien estos desarrollos no estén en territorio atizapense, pretender extender la mancha urbana y nos afecta a todos de todas las maneras imaginables. La sociedad civil organizada lideró la solicitud de amparo contra ese proyecto, misma que se ganó, pero aún presionan los desarrolladores e incluso algunas “autoridades”. 

Siguen surgiendo nuevos proyectos “autorizados” al amparo del final del periodo de la gobernatura. Es urgente que las autoridades de los municipios involucrados y todos nosotros como Sociedad, nos opongamos a la autorización de más proyectos cuando no hay agua, servicios ni vialidades, además del daño que generan al medio ambiente.

Dada la gravedad de la situación y la flagrante violación a nuestros derechos constitucionales contenidos en los artículos 1º, 4º, párrafos 4º y 5º, y entendiendo que hay áreas responsables de cada tema, mismas que han sido superadas por la problemática, solicitamos:

1. Se sirva nuestro Presidente Municipal, conforme a lo dispuesto en el Reglamento de Cabildo del Honorable Ayuntamiento de Atizapán de Zaragoza 2022-2024, a crear una Comisión Edilicia permanente, cuyo objetivo sea:

a. Generar y dar seguimiento a las recomendaciones que lleven a la clausura permanente y definitiva de los desfogues en Presa Madín, así como su rehabilitación a corto y mediano plazo.

b. Generar y dar seguimiento a las recomendaciones que lleven a suspender la fragmentación de la Reserva Estatal Espíritu Santo.

c. Generar y dar seguimiento a las recomendaciones para detener el crecimiento inmobiliario en nuestro Municipio, dar seguimiento a la creación del IMPLAN y al funcionamiento de la COPLADEMUN.

d. Generar y dar seguimiento a las recomendaciones para, en coordinación con los el Gobierno del Estado y Ayuntamientos circunvecinos, frenar el crecimiento urbano desmesurado, con foco en la suspensión a Bosque Diamante.

e. Sería conveniente que esta Comisión Edilicia se complementara con un representante de Desarrollo Territorial, otro de SAPASA y al menos dos expertos propuestos por la sociedad civil organizada.

En tanto se logran resultados concretos, solicitamos de igual manera se detengan todos los desarrollos inmobiliarios en el territorio municipal, y que nuestro Organismo SAPASA dictamine, como es cierto, que es imposible seguir brindando agua bajo estas condiciones de crecimiento urbano exacerbado.

Proponemos esta Comisión Edilicia pues necesitamos profesionales que tengan como prioridad el respeto a nuestro derecho constitucional antes de los derechos de quienes han tramitado de manera exprés cambios de uso de suelo, de densidad, licencias de construcción y demás documentos que solo soportan el daño que se esta ocasionando a todos.

Arturo A Carranza

Presidente

Asociación de Residentes de Fuentes de Satélite y Fuentes del Sol, AC