Propósitos de año nuevo y el cerebro

0
137
Perla Nuñez

Cada 31 de diciembre nos planteamos los famosos propósitos de año nuevo que al paso del tiempo son hasta motivo de chiste al ver que se va haciendo cada vez mas difícil lograrlos, es ese momento justamente en el que debemos preguntarnos, ¿Realmente es esto lo que quiero?

Prácticamente todo el cerebro participa en el proceso de previsión, planeación y formulación de metas u objetivos, además de las acciones que nos llevan al logro de los mismos.

En la corteza prefrontal se encuentran las “funciones ejecutivas” que son justo las habilidades que nos ayudan a ordenar la información de manera lógica para plantear una situación futura deseada, o sea el logro de un objetivo.

Pero quisiera ahondar más en los procesos paralelos que a veces son mucho más importantes que el mismo proceso cerebral que funcionará de manera automática alimentándolo de la información correcta.

Es sabido por nosotros que las emociones juegan un papel fundamental en nuestro desempeño, las emociones están generadas en un gran porcentaje por nuestro diálogo interior, que puede ser positivo o negativo. Es por ello que el primer aspecto a considerar para el planteamiento de un objetivo sea de manera positiva, pondré el ejemplo por excelencia, bajar de peso.

No es lo mismo decir: Este 2022 mantendré un estado de salud óptimo comenzando por nutrir mi cuerpo con alimentos que lo ayuden a fortalecer el sistema inmunológico y prevenir enfermedades cardiovasculares. 

Por: Quiero bajar 20 kilos en el 2022.

Automáticamente el cerebro percibe el segundo enunciado como algo muy difícil de lograr sin una ruta viable o posible de acción, de la primera manera ya estamos dando instrucciones al inconsciente buscando un bien mayor al solo bajar de peso, es muy importante que nuestro objetivo nos emocione, genere mucha alegría y felicidad, dentro del proceso del logro hay dos neurotransmisores que participan que es la dopamina que esta relacionada con el reconocimiento y la norepinefrina que nos lleva a la acción, de hecho la dopamina es el neurotransmisor de la fuerza de voluntad y las personas que tienen altos niveles de ella también poseen una autoestima mas alta y buscan el sentido de logro y conclusión de actividades, trabajos, metas.Por la parte digamos operativa en el cerebro al plantearnos metas u objetivos, la corteza prefrontal pone en marcha los procesos cognitivos para llevarlo a cabo, es una actividad nueva y se ponen en acción todas aquellas facultades que inicien procesos cognitivos donde lo único que nos llevará al éxito es la constancia, si comenzamos con las nuevas actividades que lleven al logro del objetivo el cerebro a través de la plasticidad comienza a cambiar para facilitar el nuevo proceso, si dejamos de hacer las actividades todo ese cambio se pierde, por lo que además de redactar tu objetivo también es importante que agendes con tiempos y frecuencias las actividades que te llevarán a lograrlo, te recomiendo que escribas la emoción que sientes solo al pensar como te sentirás cuando lo logres y que busques un cómplice que te ayude a documentar tu proceso, medir resultados y que te eche porras. Cuéntame tus metas a perla@divulgacioncientifica.com.mx