¿Cuándo regresaremos a la normalidad?

0
95
Rosa Ana Cronicas Esmeralda

El invierno nos ha caído encima con todo su rigor en Breda, Holanda. Adiós a aquellos tropicales días de diez grados. No, señor. Estamos en enero, así que no subimos de tres. Y eso aún es tropical, pues según me cuentan, a estas alturas deberían estar patinando en canales congelados y estamos muy lejos de eso. Ni siquiera ha caído la primera nevada. A Dios gracias. 

Este sábado que pasó, aprovechando que salía el sol, fui con Gustavo a pasear al bosque, y a pesar de que estaba lodoso y helado, era una gloria la hojarasca húmeda por la lluvia. Mientras caminábamos, comentábamos lo mucho que cambiaron las cosas en un solo año. 

-La compañía -comentó Gustavo- está comenzando a considerar la posibilidad de dejar de pagar renta por un edificio y hacer definitivo el trabajo en casa. 

-Bueno -le contesté-, creo que las familias han salido ganando con eso. Los padres están más cerca de los hijos, los maridos de las esposas. ¿Cuándo en la vida habíamos tenido la oportunidad tú y yo de comer juntos con todo lo que manejabas en México?

-Bueno, ya no tengo que gastar tanto tiempo en desplazarme, pero la comunicación no fluye igual a través de una pantalla. 

-Eso es muy cierto. Una amiga me comentaba que su hijo de diecinueve años estaba muy triste porque dijeron que tal vez las clases ya serían para siempre vía internet. ¿Y los ratos con los amigos? ¿Y conocer niñas? ¿Cómo haremos eso ahora?

-Sí. Pareciera que como sociedad nos estamos enfriando. Nos alejamos. Los demás son peligrosos. 

-En solo un año hemos adquirido costumbres diferentes. Hemos descubierto la comodidad de pedir comida a la casa, lo cómodo de tener consulta médica desde casa o cursos con profesores en otros países.

-Pues todo ha sido muy interesante, pero la verdad ya quisiera regresar a la normalidad.

-¡Pero si de lo que se ha tratado todo esto es de deshacernos de las estructuras que no funcionaban! ¿Cómo vamos a regresar a la normalidad si la normalidad significa que 150 grandes corporaciones dominen el 80% de la economía mundial? Luego, no sé si sepas que desde el 2015 el 1% de la población tiene más recursos que el 99%. ¡¿Qué carajos es eso?! ¡Y nos las hemos arreglado para tener a cerca de 900 millones de personas en situación de hambruna! ¡Es intolerable! Todo eso debe acabar. El que todos no tengan nada y muy pocos lo tengan todo y eso sea normal y bien visto. ¿Por qué querríamos regresar a la normalidad?

La cantidad de dióxido de carbono es excesiva e irreversible. Así como la extinción de especies, y el cambio climático, que hace que las temperaturas varíen tanto que los polos se derriten y caigan heladas sobre los cultivos en épocas de calor.  Encima, nos dirigimos a una utilización suicida de las máquinas. En vez de que sirvieran para quitarnos a todos de encima la chinga del trabajo en las fábricas y garantizaran un ingreso a todos, lo que se anuncia es una automatización salvaje que dejará a millones sin empleo y hará a los mismos de siempre más ricos. Nos acercamos también al momento de la singularidad tecnológica en que la inteligencia artificial dejará de necesitar de los humanos para funcionar. Eso a mí me espanta. En ningún país se ha legislado sobre eso. Y encima de los encimas, ya hay cantidad de antenas plantadas en todo el planeta para recibir la tecnología 5G, que recibirán una carga electromagnética que nos afectará de miles de maneras. 

-Pues sí. En vez de estar suspirando por la “normalidad”, deberíamos aprovechar este cambio de esquemas para modificarlos aún más y encaminarnos hacia una nueva humanidad más solidaria y compasiva. No. Definitivamente no queremos regresar a la normalidad.