Irrelevante Alianza Federalista

0
178
Gabriel Zaldivar

La Alianza Federalista es un grupo de gobernadores, contrarios al partido que controla el Poder Ejecutivo y las cámaras de Senadores y Diputados, que surge de la escisión de la Confederación Nacional de Gobernadores (CONAGO).

Sus mayores logros son la emisión de declaraciones de impacto mediático, carentes de racionalidad y excesivas de espectáculo. Su más reciente intervención tiene que ver con el deseo de este grupo de 10, de los 32 gobernadores, de renegociar el pacto fiscal de la Federación.

Acostumbrados a ser “gerentes” de recursos de la Federación, y reacios a generar nuevos impuestos locales y/o promover acciones que capitalicen las arcas estatales, los gobernadores se entretienen gestionando popularidad electoral, haciendo relaciones públicas y negocios caciquiles muchas veces exhibidos en los medios locales.

Frente al proceso electoral del 2021, el dinero es la materia prima para mantener sus cuotas de poder pero ahora, desde la Federación, les han dicho que “no hay y menos para eso”. Adicionalmente, su popularidad y la de los partidos que representan, está a la baja a nivel nacional y regional.

La Alianza Federalista está integrada por:

1. Jaime Rodríguez, El Bronco, de Nuevo León (independiente). Un gobernador al que define la palabra desastre, según los amigos de Nuevo León que lo viven (soportan) día a día. El mismo ex candidato a la presidencia que en el 2018 prometió que cortaría la mano a los ladrones.

2. Miguel Riquelme, Coahuila (PRI). Señalado por Artículo 19 por no respetar los derechos humanos de los periodistas y el 6º. Gobernador en aprobación popular de los 32 de la República, según encuesta de El Economista.

3. Francisco García Cabeza de Vaca, Tamaulipas (PAN). Mencionado por Emilio Lozoya como uno de los favorecidos en los “trucos financieros” de Petróleos Mexicanos (PEMEX).

4. José Rosas Aispuro, Durango (PAN). Ex senador fuertemente ligado al calderonismo.

5. Silvano Aureoles, Michoacán (PRD). Político de vieja cuña a quien también se involucra en el caso Lozoya y otras redes de corrupción reportadas en los medios nacionales y locales.

6. Enrique Alfaro, Jalisco (MC). Un personaje con decenas de matices y acusaciones entre las que destaca su cercanía con La Luz del Mundo y su líder Joaquín Naasón, a quien Alfaro ha defendido públicamente.

7. José Ignacio Peralta, Colima (PRI). Señalado, en medios locales por la fracción parlamentaria estatal del PAN, por actos de corrupción.

8. Diego Sinhue, Guanajuato (PAN). Gerente del estado más violento de la República Mexicana, con los mayores índices de pobreza, y uno más de los gobernadores panistas mencionados por Emilio Lozoya.

9. Javier Corral, Chihuahua (PAN). El organizador del conflicto del agua con los Estados Unidos, un tema que antes no fue problema. Cercano a los intereses de los LeBarón y Javier Sicilia, entre otros.

10. Martín Orozco, Aguascalientes (PAN). El estado en el que, según las encuestas actuales, perderá el PAN en el proceso electoral del 2021.

Los diez gobernadores de la Alianza Federalista han formado un bloque opositor al partido en el poder y al Poder Ejecutivo –particularmente- que es útil a todas y todos los grupos de interés descontentos y desconectados del proyecto de nación que encabeza López Obrador.

La cobertura para los gobernadores disidentes corre por cuenta de la estructura tradicional de medios de comunicación y comentaristas, esos que todos conocemos por ser receptores de los favores financieros de administraciones anteriores. Desde ahí se encargan de colocar la pirotecnia de la Alianza Federalista en la agenda nacional, sembrando ideas de secesión, separatismo y decenas de tonterías que le dan entretenimiento a unos cuantos.

Más allá de la pirotecnia, las elecciones del 2021 están a la vuelta de unos meses y estaremos por presenciar si queda para estos gobernadores algún poder real para orientar los resultados electorales en su favor porque su popularidad no alcanzará para ganar, por la vía del voto, una elección.