#NoSinMujeresMx

0
174

La iniciativa de un grupo de académicos y profesionales de las ciencias sociales presentada en este mes de agosto ha tenido una serie de adhesiones, pero también de críticas.
Voz Esmeralda estuvo presente en el lanzamiento de la campaña en la que se explicó puntualmente que la iniciativa lo que busca es adherir a los varones en el sentido de que sean ellos mismos quienes impulsen la presencia de académicas y profesionales en foros, coloquios, congresos y que en todo acto al menos cuente con la presencia de una mujer, de no contar con la presencia femenina los firmantes se comprometen a no participar en dichos eventos.
Este “Club de Tobi” funciona a la inversa. Se han reunido para sumar, no para restar. Desde nuestra perspectiva la idea que surge en España y posteriormente traída a México, es novedosa, incluyente y provocadora.
Es una iniciativa novedosa y provocadora, porque al presenciar un evento que promueve la inclusión de mujeres con un presídium integrado por hombres que se comprometen públicamente a trabajar en favor de la presencia femenina, y en el que seguro sabían las consecuencias. Decidieron asumir el riesgo.
El mensaje era claro: Los hombres no participarán en ningún evento en el que no haya mujeres. Por ello el llamado era solo a que los varones firmaran el compromiso. Quizá, y digo solo quizá… Lo que faltó era considerar en el presídium a aquellas mujeres que tampoco incluyen a otras mujeres. Así, probablemente no hubiera generado el enojo de algunos.
Sin embargo, si había mujeres en el evento. fueron testigos de honor.
Al finalizar la firma, pude observar con atención lo positivo con que fue acogida por las mujeres la iniciativa, las ideas que surgieron alrededor de la misma y las propuestas que se generarían a través de diversas instituciones para incluir cada vez más a las profesionistas en cada acción. Fui testigo de cómo hombres y mujeres comenzaron a generar opciones para lograr el objetivo. Juntos no separados, incluyéndose unos a los otros, considerando sus opiniones, posturas, ideas e iniciativas.
Sin lugar a duda la iniciativa es provocativa. Y debe ser así, provocar en todas las formas, buscar alternativas para solucionar problemas de nuestras comunidades de intelectuales, de académicos, de profesionistas, hasta llegar a la base de ellas que es la familia, incluir en ella a cada uno. Que el provocador de ello sea hombre o mujer da igual, lo que considero se debe buscar con todo nuestro esfuerzo son nuevos caminos para resolver problemas añejos.

Agregaría: #NoSinMujeres #NoSinHombres pues somos miembros del mismo equipo, llamado “Humanidad”