LA TELENOVELA CATALANA CONTINÚA

0
312

La situación política en Cataluña se ha complicado tanto, que no hay mañana que no nos tapemos la boca ante la nueva sorpresa. No dejo de repetir a Gustavo: y yo que pensé que vivir en España sería aburrido. A continuación haré una rápida cronología de lo que ha sucedido desde la celebración del referéndum del primero de octubre.

Pocos días después, la bolsa española registró su mayor caída desde el Brexit. El 8 de octubre, al fin, los catalanes que están en contra de la independencia, realizaron una manifestación masiva a favor de la Constitución y la unidad de España. El 10 de octubre el jefe de gobierno catalán, Carles Puigdemont, declaró la independencia, pero pidió suspender los efectos de esa medida. Para el 13 de octubre, 540 empresas habían abandonado Cataluña. En un movimiento político sin precedentes, que a muchos nos mató de risa, el presidente de España, Mariano Rajoy, pidió a Puigdemont, que aclarara si había declarado la independencia o no. Como el presidente catalán eludía responder, Rajoy le dio un último plazo hasta el jueves 19 para contestar evitando así el riesgo de intervención de la autonomía. Los líderes de las dos organizaciones independentistas catalanas más importantes, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, fueron enviados a prisión provisional por el delito de sedición. Al día siguiente, masiva protesta en favor de los Jordis, casi medio millón de independentistas se manifestaron en Barcelona.

El 27 el parlamento regional, en una votación sin casi la mitad de los diputados, que abandonaron sus escaños en señal de protesta, se proclamó la independencia de Cataluña. Ese día el senado autorizó al gobierno español a aplicar el artículo 155, que permitió a Rajoy destituir a Puigdemont de su gobierno, disolver el parlamento regional y convocar a elecciones para el 21 de diciembre. Ningún país reconoció la declaración de independencia.

El 30 de octubre el ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, apareció en Bruselas, capital de Bélgica, con la intención de pedir asilo político junto a cinco miembros cesados de su gobierno. El 2 de noviembre arrestaron a Oriol Junqueras, el vicepresidente catalán cesado y a otros siete consejeros acusados de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos.

El domingo 5 de noviembre, Carles Puigdemont se entregó a la policía belga.

Con la huída de las empresas, muchos catalanes comenzaron a sopesar los pros y contras de la independencia, además de que varios líderes de opinión comenzaron a explicar a los catalanes que una vez independientes, dejarían de tener derecho a usar el euro, quedarían fuera de la Unión Europea y con toda seguridad perderían a su principal socio comercial: el resto de España, entre otras cosas. Sin embargo, con el posterior arresto de los líderes independentistas, la gente volvió a radicalizarse ante la medida de fuerza del gobierno central que convirtió a los líderes del movimiento en mártires.

La ultima jugada en el panorama, son las elecciones del 21 de diciembre, pero la gente está molesta, así que la pregunta que flota en el aire es: qué va a pasar si deciden votar en favor de algún líder independentista. Al parecer, la telenovela española seguirá deleitándonos con más capítulos apasionantes.