Tantas semejanzas entre México y Sudáfrica

0
537

 

Hace dos semanas, apareció en un edificio de Ciudad del Cabo una manta gigante, que cubría la mitad de un edificio de diez pisos y decía: ZUMA MUST FALL (Zuma debe caer). Y corren rumores de que el actual presidente de Sudáfrica no llegará a junio. Todos esperamos que así sea.
 

 

Al igual que Peña Nieto, desde antes de llegar a la presidencia había sido acusado de corrupción. Aún así subió al poder. A lo largo de su mandato ha estado envuelto en varios escándalos de corrupción, pero uno de los más sonados, al igual que el de Peña Nieto, fue el de la construcción de una propiedad millonaria.

 

 
La gota que ha derramado el vaso fue que el 9 de diciembre, sin avisar o explicar, despidió a Nhlanhla Nene, su respetado Ministro de Finanzas, para poner al frente a un simple diputado y ex alcalde tan poco popular que los propios habitantes de su pueblo le quemaron la casa en protesta. Todo porque Zuma decidió comprar una planta nuclear a Vladimir Putin por 65 mil millones de dólares y el ex Ministro de Finanzas se opuso. Esto creó tanta desconfianza que hubo una fuga masiva de capitales y el rand se devaluó hasta quedar a 16 rands por dólar ( un rand cuesta 1.14 pesos mexicanos). Entonces Zuma despidió al nuevo Ministro de Finanzas y colocó a Pravin Gordhan, quien hizo ese trabajo con eficiencia entre 2009 y 2014.
 

Esto acabó de confundir a la opinión pública
Aquí, como en México, también ha habido hechos violentos. En 2012 la policía masacró a 41 mineros que estaban en huelga, disparándoles a algunos por la espalda. En febrero la policía armada entró al parlamento a sacar a miembros de la oposición que interpelaban a Zuma acerca de la mansión colosal que ha construido a expensas de los contribuyentes. 
Al igual que en México, dos plagas erosionan aquí los cimientos del Estado: el nepotismo y la corrupción. 


Muchos organismos y empresas paraestatales no funcionan porque en vez de profesionales calificados, los políticos colocan a sus parientes o amigos, como sucede en México en sindicatos y algunas paraestatales.

(Un día ves a tu alrededor y te das cuenta de que nada sirve, de que tu país ha sido saqueado).
 

Las dos principales ventajas que hay aquí son que, a diferencia de México, no hay narcotráfico y el poder judicial se ha mantenido limpio. Los jueces son críticos feroces del gobierno que en ocasiones se opone al ejecutivo.
Sin embargo, la pregunta sigue en el aire: ¿Cuánto tiempo más nos permitiremos estar a merced de estos políticos depredadores y corruptos que ven al país que los encumbró como botín? ¡Qué poca gente se necesita para arruinar a un país!
Y cabe aquí esta frase de Justice Malala, un periodista y ex activista del partido gobernante:

“One day you look around and realise that everything is broken, that your country has been stolen”