El regreso del Chapo

0
466
 
 
 
 
 
 
 
 
El regreso del Chapo 
 
Lo dicho: el Chapo Guzmán en manos del gobierno mexicano es la moneda de cambio más efectiva que pueda tener en su haber político, nacional e internacional.
Cuando el capo fue capturado por segunda ocasión en 2014, escribimos aquí que sería más aconsejable para el gobierno mexicano conservarlo en sus manos, en territorio mexicano, y hacerlo valer como garantía de negociaciones internacionales y nacionales que le permitieran un margen de maniobra más amplio en diversos frentes de la negociación política internacional. En pocas palabras, ello significaba no extraditarlo a los Estados Unidos y conservarlo aquí como una especie de rehén para servir como factor de presión en lo que surgiese.
Lamentablemente, la fuga por el túnel del penal del Altiplano le dio al traste a la estrategia y, de paso, exhibió lo más crudo de la corrupción del sistema penitenciario, de seguridad y de justicia en México, poniendo en duda la viabilidad misma del Estado y su representante máximo, como actores capaces de enfrentar una contingencia de ese tamaño… ¿Dónde se rompió la negociación? La huida por el túnel pareció más un retiro airado de la mesa de negociación de un jugador ofendido.
Las fichas quedaron entonces a favor del Chapo. Ya libre y con una reorganización estratégica de su imperio, bien pudo haber negociado condiciones diferentes para su reaprehensión… El Estado mexicano, sumido en el descrédito más pavoroso, y con la ya de por sí endeble confianza que pudiese tener a nivel internacional, requería una negociación salvadora.
La recaptura de enero del 2016, muestra en los hechos que la negociación del Chapo prosperó, recuperando para México un prestigio invaluable que, en términos políticos, tiene un altísmo precio.  ¿Qué habrá negociado el Chapo a cambio de su segunda reaprehensión? Imposible saberlo…
Y sin embargo, podemos asegurar de nuevo que  no  habrá extradición.  Las manos del gobierno de México están ahora, de nueva cuenta, sobre el Chapo, para custodiarlo… para protegerlo y… ¿para protegerse a sí mismo?

Felicidades a la Marina, a los cuerpos de inteligencia y a los mandos y efectivos que lograron la recaptura no sólo del capo más buscado del mundo, sino del prestigio mismo de México.