DEBEMOS VOTAR EL 2 DE JUNIO

0
308

Por: Arturo A. Carranza Presidente de la Asociación de Residentes de Fuentes de Satélite y Fuentes del Sol, AC

Estimados todos, el próximo 2 de junio se celebrarán en México votaciones para elegir al presidente de la República y 20,079 cargos más. Habrá 98.9 millones de ciudadanos registrados en el padrón electoral, que podrán ejercer su derecho al voto.

Votar es nuestro Derecho:

El derecho al voto está contemplado en nuestra Constitución, en los artículos 35, 39, 40, 41, 99, 116 y 122; podemos resaltar que los ciudadanos tienen la libertad para votar y ser votados en elecciones populares, definiendo al voto como universal, libre secreto, directo, personal e intransferible. Si bien el voto se entiende como una obligación de la ciudadanía, no existe un control o sanción específica para quienes no cumplan con ella. Hay que considerar que el voto femenino se concedió hasta 1953, y que no fue sino hasta el 3 de julio de 1955 en que se registró por primera vez el voto de las mujeres en el país. Este derecho al voto, que ha costado tantos años obtenerlo y disfrutarlo, se desperdicia cuando decidimos no participar y que otros decidan por nosotros.

Lamentablemente en México, a diferencia de otras democracias, el voto no es obligatorio y exigible, lo que al final nos perjudica a todos, pues encontramos una baja participación ciudadana que impacta en los resultados. En las votaciones de 2018, el actual titular del poder ejecutivo gano con poco más del 30% de los ciudadanos incluidos en el padrón electoral.

Hay efectos negativos al no ejercer nuestro derecho al voto:

La baja participación ciudadana conlleva diversos efectos negativos:

  1. Permitimos que la calidad de vida, las oportunidades y el futuro de nuestras familias, de nuestros hijos y de nuestro país lo decidan otros.
  2. El ganador tiene poca representatividad.
  3. Al haber tan poca participación, permitimos al gobierno en el poder “abaratar” sus costos por voto. Con “convencer” a unos cuantos, tienen asegurada la mayoría. Si todos votáramos, estas prácticas serían inviables.

Han creado un ambiente hostil al voto:

Habrá que entender que hoy lo que se busca es desincentivar el voto, entre menos votos, más pesaran los votos duros de quienes reciben “ayudas sociales” o de quienes temen perder sus “beneficios”.

Circulan muchas mentiras:

  1. Voten por quien voten, los ciudadanos NO PERDERÁN los apoyos sociales que les correspondan, pues están contemplados en la legislación aplicable, y no solo en este sexenio que termina, sino que desde hace varios sexenios y también en los gobiernos que vengan. Es una mentira y un delito electoral amenazar a los ciudadanos con la pérdida de beneficios si no votan por el partido en el poder.
  2. Tampoco es válida la coacción laboral o sindical dirigida a obligar a votar por alguien y presentar pruebas del voto. Es un delito.
  3. Sabemos que solo hay dos candidatos; el objetivo del tercer candidato es restar votos a la oposición.
  4. Las encuestas dirigidas y amañadas que indican que una candidatura tiene mayoría de votos SON FALSAS. Lo único que buscan es hacerte sentir que NO TIENE CASO QUE VOTES, porque la elección ya está decidida, y es mentira. Incluso la fecha de votación la colocaron en un “puente”, para invitarte a mejor vacacionar que decidir el futuro de tu país y de tus hijos.

Y si no votamos las cosas seguirán igual:

  1. Seguirá no habiendo guarderías, apoyos a las madres solteras, vacunas, medicinas ni atención médica sin costo; tampoco tendremos un sistema de salud como el de Dinamarca, pues lo que no se logró en seis años, tampoco lo harán en seis más.
  2. Seguro se mantendrá la opacidad, con cuentas “protegidas” por seguridad nacional por años y años, lo cual es absolutamente contrario a la transparencia que merecemos y que fue un eslogan de campaña hace 6 años.
  3. También seguirán los abrazos y no balazos, seremos campeones nuevamente en romper cifras de homicidios dolosos y feminicidios, seguirá aumentando el porcentaje del país controlado por el crimen organizado, también el incremento de los costos de producción por los derechos de paso y de piso que encarecen los productos que consumimos.
  4. Nos mantendremos o ascenderemos entre los cuatro países más corruptos de América Latina, según el Índice de Percepción de Corrupción (IPC) de Transparencia Internacional (evaluación fundamentada en la falta de independencia de los poderes ante el acoso y agresión del ejecutivo federal).

Al final, lo importante es VOTAR:

Aun cuando no existe la obligatoriedad de ejercer nuestro derecho al voto, con las penas y sanciones que debieran imponerse, es indispensable que nos concienticemos de la importancia de nuestro voto.

  1. Sea cual sea su orientación o intención de voto, lo importante es que vote.
  2. Como lo comentamos, entre más personas voten, menos posibilidades de trucos, amaños o “ayudas” habrá.
  3. Nuestro país, nuestras familias y nuestros hijos merecen que por una ocasión TODOS salgamos a votar y pongamos nuestro granito de arena en beneficio del futuro.
  4. Entendemos el costo de perder un “´puente”, pero el beneficio será mayor y a futuro, seguro podremos disfrutar de otros “puentes” o días festivos.

Hoy está en nuestras manos el futuro de nuestros hijos, de nuestro país y de la sociedad en general.