La OMC Ajusta su Pronóstico de Crecimiento Comercial Global

0
657

En un giro sorprendente, la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha revisado a la baja su pronóstico de crecimiento comercial global para el año 2023. Este anuncio, realizado el 5 de octubre, indica que el volumen del comercio mundial de mercancías pasó de una proyección de crecimiento del 1.7% a un modesto 0.8%. Este cambio inesperado ha dejado a muchos observadores económicos preguntándose sobre las razones detrás de esta corrección significativa.

Ralph Ossa, economista jefe de la OMC, compartió sus insights en un artículo de opinión publicado en el blog oficial de la organización. Según Ossa, esta revisión no debería ser una completa sorpresa, ya que desde abril se habían advertido riesgos a la baja en la economía global.

Varios factores han influido en esta revisión. En primer lugar, la economía ha experimentado una creciente inflación y altas tasas de interés desde el cuarto trimestre de 2022. Además, las expectativas de un rápido rebote y una fuerte recuperación después del fin de las restricciones de la pandemia de COVID-19 y la caída de los precios no se materializaron como se esperaba.

El conflicto ruso-ucraniano también ha tenido un impacto considerable en la economía global, contribuyendo a la incertidumbre y la volatilidad en los mercados internacionales.

Otro factor que ha pesado en la revisión es el desaceleramiento del comercio en el primer semestre de 2023, que afectó a una amplia gama de economías y productos manufacturados, incluyendo hierro, acero, prendas de vestir y vehículos, que experimentaron aumentos en sus precios durante el año.

Sin embargo, hay una nota optimista en medio de estas revisiones a la baja. Se espera que en 2024 el crecimiento comercial mundial se recupere, con un pronóstico del 3.3%, un 0.1% más alto que la proyección anterior de abril de 2023. Esta previsión podría estar impulsada por un aumento en el comercio de bienes estrechamente relacionados con el ciclo económico, como maquinaria y bienes de consumo duradero.

Además, las cifras de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial a tipos de cambio de mercado se mantienen en el 2.6% para 2023, con cambios mínimos desde la proyección anterior. Sin embargo, las alteraciones en la composición regional del crecimiento podrían tener un impacto significativo en el comercio global.

En cuanto a las importaciones, se observa un debilitamiento en las economías manufactureras, con una contracción proyectada de entre un 0.4% y un 1.2% en América del Norte, América del Sur, Europa y Asia. Por otro lado, se espera un aumento significativo en las regiones que exportan combustibles, impulsado por los precios más altos.

Aunque se ha hablado de posibles indicios de fragmentación en el comercio mundial, no hay evidencia clara de una desglobalización generalizada. Por ejemplo, la participación de los bienes intermedios en el comercio mundial, que es un indicador clave de la salud y la extensión de las cadenas de suministro globales, ha disminuido ligeramente en los primeros seis meses del año, pero aún se mantiene en niveles relativamente altos. Esto podría sugerir que aunque las cadenas de suministro pueden estar experimentando cambios, la demanda global sigue siendo sólida.

En resumen, la revisión a la baja en el pronóstico de crecimiento comercial global de la OMC para 2023 plantea preocupaciones y desafíos económicos importantes, pero también ofrece indicios de un posible repunte en el horizonte. Los inversores y observadores económicos estarán atentos a las señales del mercado y a la evolución de los factores mencionados para comprender mejor el panorama comercial en los próximos meses.