¿Ya reíste hoy?

0
41
Portrait of young group of friends spending good time together and having fun outdoors. Lifestyle and friendship concept.
Perla Nuñez

Un niño en promedio ríe entre 65 y 70 veces al día a diferencia de un adulto que solo ríe en el día entre 7 y 9 veces, no me refiero a sonreír, me refiero a esa risa a carcajada suelta a que se te salgan las lágrimas y te duela el estómago, la verdad es que si es cierto que algunos de ustedes reconocen momentos que cumplen con este requisito, la gran mayoría no o hacemos tan seguido, pero, este es un comportamiento adquirido parte del paquete “ser adulto” así es , cuando crecimos en algún momento decidimos que ya no podíamos reír así, de manera estruendosa, la pregunta es ¿Nos damos cuenta que no reímos?   La respuesta es ¡¡¡¡¡¡NO!!!!

Impresionante ¿verdad? Estos comportamientos tienen que ver con nuestro piloto automático, como hemos platicado en artículos anteriores al cerebro le gustan las rutinas y los hábitos, para tener la menor cantidad posible de memoria ram ocupada. En general la naturaleza tiene procesos para optimizar el uso de la energía, es por eso que nuestra mente, para ahorra energía nos pone en modo automático y hay muchos ejemplos, el más recurrido es cuando al salir de casa conduciendo tu vehículo con un nuevo destino, pasado un tiempo te das cuenta que vas por el mismo camino de siempre.

Bueno, pero entremos en materia, para explicar el porque de la importancia de reír, para generar neurotransmisores como las endorfinas y la serotonina mejor conocidas como las hormonas de la felicidad. 

El estrés es un mecanismo de supervivencia que el cuerpo generó desde tiempos prehistóricos ante señales de peligro, cuando el cerebro detecta una circunstancia que nos pone en riesgo inmediatamente envía la señal de alerta al sistema nervioso central y se envía la orden de generar adrenalina para que el cuerpo pueda tener una respuesta extraordinaria, como la señora que levantó un auto porque estaba atropellando a su hijo (fuerza histérica) si te dijera que cuando tienes un problema o desafío por resolver tu cerebro lo identifica como esta situación de peligro y genera adrenalina para ayudarte a sobrevivir, sin embargo, la adrenalina es muy  tóxica para para los músculos y para protegerlos entonces segregamos cortisol mismo que además de proteger a los músculos también inhibe las funciones del hipotálamo que es quién lleva la información al cerebro, entonces, no tienes Alzheimer, tienes niveles muy altos de cortisol, también contribuye a las presencia de enfermedades crónico degenerativas, y la única sustancia que ayuda a disminuir esos efectos del estrés es la serotonina y endorfinas que como explique al inicio se producen de manera natural al reír, con una risa vigorosa de al menos 10 minutos, para que no te quieran llevar al manicomio existe la técnica del yoga de la risa, en donde tendrás un espacio seguro para reír con una técnica que te llevará paso a paso para llegar de una risa a modo de ejercicio a una risa auténtica aprovechando que el cerebro no sabe si te ríes en serio o de a mentiritas, para más información escríbeme a perla@divulgacioncientifica.com.mx